CCOHS: Canadian Centre for Occupational Health and Safety
Canadian Flag

Canadian Centre for Occupational
Health and Safety

  Centre canadien d'hygiène et de
sécurité au travail
Government of Canada Wordmark
English Contáctenos Ayuda   Sitio Canadá
Canada's national Occupational Health & Safety Resource
Portada Français Acerca de Nosotros Productos & Servicios Respuestas OSH

Mercurio - Efectos en la Salud
¿Por qué los principales riesgos de la salud están asociados con respirar Mercurio?
Respuestas OSH
Disclaimer
Respuestas OSH
Químicos & Materiales
 Perfiles químicos
  Mercurio
   Mercurio - Efectos en la Salud

Advertencia Esta página web ha sido archivada en la Red.

Contenido archivado

Información designada como archivada en la Red con fines de consulta, investigación y mantenimiento de registros. La información no ha sido alterada ni actualizada desde la fecha en la que se archivó. Las páginas web archivadas en la Red no están sujetas a las normas que se aplican a los sitios web del Gobierno de Canadá. Conforme a la Política de Comunicación del Gobierno de Canadá, puede solicitarse esta información en otros formatos. Póngase en contacto con nosotros para ello.


¿Por qué los principales riesgos de la salud están asociados con respirar Mercurio?

Los efectos dañinos de una exposición de corto plazo al Mercurio elemental ya casi no se ven debido a los estrictos controles que se utilizan en los sitios de trabajo en donde puede darse una exposición al Mercurio. Históricamente, la exposición de corto plazo a altas concentraciones de vapores de Mercurio provocaba efectos nocivos en los sistemas nervioso, digestivo y respiratorio así como en los riñones. En la mayoría de los casos, la exposición se daba cuando se calentaba el Mercurio.

La exposición inicial a altas concentraciones de vapores de Mercurio produce síntomas similares a los de la "fiebre de humo de metal", incluyendo fatiga, fiebre y escalofríos. Los efectos en el sistema respiratorio incluyen tos, disnea, quemazón y apretazón en el pecho e inflamación de los pulmones. La exposición ocupacional de 1 a 44 mg/m3 de vapor de Mercurio por 4 a 8 horas provocaba dolor de pecho, tos, tos con sangrado, función deficiente del pulmón e inflamación de los pulmones. En algunos casos, una acumulación potencial de amenaza de por vida de fluido en los pulmones (edema pulmonar) se daba. La exposición a altas, pero inespecÕficas concentraciones, de vapores de Mercurio ha causado muertes debido a fallas respiratorios. Todas las muertes reportadas fueron el resultado de inhalación de vapores de Mercurio que se formaban al calentar el Mercurio.

Se describieron casos severos como efectos nocivos del sistema nervioso que acontecían luego de inhalar altas concentraciones de vapor de Mercurio. Los síntomas más prominentes incluían temblores (inicialmente afectaban las manos y a veces se extendían a otras partes del cuerpo), inestabilidad emocional (incluyendo irritabilidad, timidez excesiva, pérdida de confianza y nerviosismo), falta de sueño, pérdida de memoria, debilitamiento de músculos, dolores de cabeza, bajos reflejos, pérdida de sensibilidad o entumecimiento.

Un signo clásico de exposición a altas concentraciones de Mercurio es inflamación dentro de la boca (estomatitis), a veces con un sabor a metal, excesiva salivación y dificultad para tragar. Otros efectos del sistema digestivo incluyen dolores abdominales, náuseas, vómitos y diarrea.

Las lesiones en el riñón son comunes luego de una exposición a altas concentraciones de Mercurio. Efectos reportados van desde aumento de proteína en la orina hasta fallo del riñón. La exposición a altas concentraciones de Mercurio también ha creado un aumento en la presión y en el ritmo cardíaco.

¿Qué pasa cuando el Mercurio entra en contacto con la piel?

No se sabe si el Mercurio elemental irrita directamente la piel. Sin embargo, una reacción alérgica puede desarrollarse luego del contacto con Mercurio. Para mayor información, refiérase a "¿Cuáles son los efectos en la salud a largo plazo de la exposición al mercurio?" más adelante. El líquido y vapor de Mercurio elemental pueden ser absorbidos a través de la piel y pueden contribuir a su absorción y toxicidad general.

¿Puede el Mercurio dañar los ojos?

Hay muy poca información relevante sobre los efectos del Mercurio líquido en los ojos. Probablemente no sea un irritante directo de los ojos. En un caso, gotas de Mercurio acumulado bajo la superficie de la córnea de una persona que fue rociada a la fuerza con Mercurio líquido. Dos días después, la córnea se limpió y la visión volvió a ser normal. Altas concentraciones de vapor de Mercurio pueden provocar enrojecimiento, quemaduras e inflamación de los ojos.

¿Qué pasa si el Mercurio es ingerido accidentalmente (entra al sistema digestivo)?

El Mercurio elemental se absorbe pobremente en el tracto gastro-intestinal y es más tóxico si es inhalado. En un reporte, una ingestión de 204 gr no causó efectos nocivos. En un segundo reporte, una ingestión de 220 ml. (aproximadamente 3.0 kg) provocó efectos inmediatos como temblores, irritabilidad, olvido y fatiga. No es seguro que los efectos observados varios meses después en el hígado estuvieran relacionados con exposición al Mercurio. La ingestión no es una ruta típica de exposición ocupacional. Aunque gotas de Mercurio elemental transportadas por aire tienen más posibilidades de entrar al sistema gastro-intestinal que a los pulmones, dando como resultado una menor absorción.

¿Cuáles son los efectos a largo plazo en la salud de la exposición a Mercurio?

Generalmente se ha creído que los efectos nocivos de la exposición a largo plazo al Mercurio elemental son causados por inhalación. Sin embargo, el Mercurio líquido y el vapor de Mercurio son absorbidos a través de la piel en pequeñas cantidades y en esta ruta de exposición pueden contribuir a la exposición general. Los efectos que siguen a la absorción por medio de la piel son similares a los reportados por inhalación a largo plazo.

Los niveles de Mercurio en la orina se usan generalmente como un indicador general de cuánta exposición a mercurio ha ocurrido. Como resultado, los niveles de Mercurio en la orina más que los niveles por transportación aérea son los que se indican en algunos de los reportes que comparan exposiciones de Mercurio con efectos específicos en la salud. Los niveles de Mercurio en la orina se reportan en microgramos/gramos de creatinina (un componente de la orina). La relación entre los niveles de Mercurio transportados por vía aérea y los niveles de Mercurio en la orina son complicados y dependen de muchos factores, incluyendo otras fuentes de exposición al Mercurio y de las diferencias entre los individuos. Diversos estudios indican que una exposición por vÕa aérea de 0,025 mg/m3 de Mercurio se compara con aproximadamente 37 microgramos de mercurio/gramo de creatinina en la orina. Los niveles de Mercurio en la orina en adultos sin exposición ocupacional generalmente son de menos de 3 microgramos/gramo de creatinina. Las fuentes de exposición no ocupacional a Mercurio inorgánico incluyen las nuevas calzas dentales.

En esta revisión, se considera que los niveles de Mercurio urinario por debajo de 35 microgramos/gramo de creatinina reflejan una exposición al Mercurio relativamente baja; de 35 a 50 microgramos/gramo de creatinina reflejan una exposición moderada; de 50 a 100 microgramos/gramo de creatinina refleja una exposición altamente moderada y por encima de 100 microgramos/gramo de creatinina reflejan una alta exposición.

EFECTOS EN EL SISTEMA NERVIOSO: Los efectos en la coordinación muscular, carácter, comportamiento, memoria, sensibilidad y conducción de nervios es lo que se ha reportado como exposición ocupacional a largo plazo al Mercurio. Estos efectos se observan a menudo en empleados con exposición moderadamente alta o alta al Mercurio. En casos de exposiciones menores, los resultados están inconclusos pues no se han reportado efectos en algunos estudios y se han reportado efectos medios en otros estudios.

A pesar de que se ha observado mejoría al quitar a la persona de la fuente de exposición, es posible que algunos cambios sean irreversibles. Los efectos en el sistema nervioso de la toxicidad del Mercurio se conocen algunas veces como "enfermedad del sombrerero loco (Mad Hatter)" dado que el nitrato de Mercurio se utilizó para hacer sombreros de fieltro.

Un signo clásico de toxicidad de Mercurio es un ligero temblor, usualmente de los dedos, manos o brazos y ocasionalmente de los párpados, labios, lengua y todo el cuerpo. Muchos estudios ocupacionales indican que los temblores se hacen más pronunciados con exposiciones más largas al Mercurio. Se cree que los temblores son un indicador sensible de exposición de bajo nivel pero a largo plazo al vapor de mercurio. Un informe ha descrito temblores en empleados con exposiciones promedio tan bajas como 0.026 mg/m3 durante un promedio de 15 años.

Cambios de personalidad y de comportamiento como irritabilidad, excitación y timidez, reacciones psicóticas tales como delirio y alucinaciones, pérdida de apetito, cansancio, falta de sueño, pérdida de memoria a corto plazo y conducción deficiente de los nervios también se han reportado luego de una exposición a largo plazo. En un estudio, se detectaron efectos de comportamiento sutiles en dentistas con exposición moderada al Mercurio.

El daño a los nervios de los brazos y piernas (polineuropatía) se ha reportado en empleados con alta exposición. Sensibilidad y fuerza reducida en brazos y piernas, calambres musculares y conducción reducida de los nervios han sido observadas.

Empleados con episodios de exposiciones muy altas parecen ser los que corren el mayor riesgo de desarrollar estos efectos. Estudios de empleados en una planta cloro-alkali señaló polineuropatía media en empleados expuestos a altos niveles de mercurio. Los signos incluían anormalidades en las pruebas de conducción de nervios con sensibilidad reducida y temblor aumentado del brazo.

EFECTOS EN EL RIÑON: Muchos estudios ocupacionales indican que una exposición de moderada a alta al Mercurio puede provocar efectos nocivos en los riñones. Cuando los niveles de Mercurio de la orina son de bajos a moderados, los resultados no han sido concluyentes pues no se han reportado efectos en algunos estudios y se han reportado efectos leves en otros.

Los primeros indicadores de lesiones al riñón incluyen niveles aumentados de proteína en la orina (proteinuria) y niveles aumentados de ciertas enzimas en la sangre y orina. La proteinuria es comúnmente observada en estudios que muestran efectos en el riñón. Menos a menudo, cambios en la estructura de los riñones también han sido observados. Un aumento en las muertes por enfermedades del riñón de individuos expuestos a nivel ocupacional al Mercurio no ha sido observado en un estudio.

SENSIBILIZACIÓN DE LA PIEL: La sensibilización de la piel alérgica ha sido reportada en personas con exposición ocupacional al líquido o vapor de Mercurio. Una vez que una persona se ha sensibilizado a un químico, el contacto incluso con una pequeña cantidad provoca brotes de dermatitis con síntomas como enrojecimiento de la piel, picazón, brotes e hinchazón. Esto puede diseminarse desde las manos o brazos y extenderse a otras partes del cuerpo. La sensibilización ocupacional de la piel al Mercurio ha sido observada en personas expuestas a Mercurio en amalgamas dentales, tatuajes o en ruptura de instrumentos médicos. Pruebas de parches positivos fueron obtenidas con un dentista, cinco doctores, una asistente de enfermería, un empleado de reciclado de Mercurio y un reparador de oleoductos que desarrollaron piel roja, seca, con picazón (dermatitis de contacto) luego de exposición ocupacional. La historia previa de las alergias no se discutió para ninguno de estos casos. La sensibilización de la piel al Mercurio también ha sido reportada en el público en general.

EFECTOS EN EL SISTEMA DIGESTIVO: Información limitada sugiere que la exposición a largo plazo al vapor de mercurio puede provocar inflamación y ulceración dentro de la boca, encías inflamadas, babeo, diarrea y otros efectos en el sistema digestivo. No se ha reportado información por exposición, pero presumiblemente las concentraciones fueron altas.

EFECTOS EN EL CORAZÓN: El Mercurio puede afectar el corazón al producir un aumento en la presión arterial y/o ritmo cardiaco. Dos estudios de empleados con exposición a largo plazo pero a niveles leves de Mercurio no mostró efectos de presión arterial o de ritmo cardiaco cuando fueron medidos por electrocardiograma (ECG). Unos cuantos estudios han mostrado efectos en el corazón incluyendo presión arterial aumentada y ritmo cardiaco así como resultados anormales en el ECG. Se observaron más muertes debido a problemas cardiovasculares en empleados expuestos a Mercurio en la industria chlor-alkali. Estos estudios estaban limitados por factores tales como la exposición a otros químicos potencialmente nocivos a la vez y a una deficiente información sobre la exposición.

EFECTOS EN LOS SISTEMAS INMUNOLOGICO Y ENDOCRINO: En la mayoría de los estudios no se observaron efectos en los sistemas inmunológico y endocrino en empleados expuestos a Mercurio. Sin embargo, respuestas alteradas inmunes se han sugerido en algunos estudios.

EFECTOS EN EL SISTEMA RESPIRATORIO: Existe muy poca información disponible con respecto a los efectos en el sistema respiratorio por exposición a largo plazo. Dos estudios reportaron tos persistente en empleados expuestos a vapor de Mercurio por varias semanas. Otro estudio no reportó síntomas respiratorios, anormalidades en rayos X o deficiencia en la función pulmonar en empleados expuestos a niveles de vapor de Mercurio de hasta 0.27 mg/m3 por más de 6 años.

EFECTOS EN EL OJO: La exposición ocupacional a largo plazo al Mercurio ha causado una decoloración amarilla o grisáceo-café en los ojos de algunas personas. No se cree que este efecto borroso afecte la visión. Una banda gris a través de la córnea (banda keratopatía) también ha sido reportada en algunas personas. En un estudio, se observó una deficiente visión de color en 33 empleados con niveles de Mercurio de moderadamente altos a altos en la orina.

¿Provocaría cáncer el Mercurio?

La Agencia Internacional de Investigación del Cáncer (IARC) ha determinado que la evidencia de carcinogenicidad de Mercurio y compuestos de Mercurio en humanos y animales es inadecuada. Las evaluaciones generales del IARC para compuestos de Mercurio inorgánico y Mercurio metálico indican que no se puede clasificar como carcinogenicidad en humanos (grupo 3).

En la mayoría de los estudios no se observaron porcentajes elevados de cáncer en personas con exposición ocupacional. Los tumores cerebrales aumentaron en dentistas y enfermeras dentales expuestas a mercurio metálico, pero este resultado no se observó en otras poblaciones similares. En otro estudio, cáncer de pulmón y de próstata fueron asociados con exposición al Mercurio metálico. No se puede interpretar otros estudios debido a las limitaciones del diseño del estudio tales como exposiciones a químicos múltiples.

¿Causaría el mercurio problemas al sistema reproductivo?

A pesar de que no es posible sacar conclusiones firmes basándose en la limitada información humana disponible, la exposición al Mercurio puede reducir la fertilidad en mujeres. Generalmente no se han observado efectos en cuanto a la fertilidad masculina. No hay información relevante disponible sobre animales.

En un estudio, la fertilidad disminuyó en asistentes dentales femeninas quienes prepararon 30 o más calzas dentales por semana y tuvieron prácticas de higiene de trabajo deficientes. Hay cierta evidencia en cuanto a una fertilidad reducida en un grupo de empleados expuestos al Mercurio en una fábrica de lámparas. Ambos estudios tienen limitaciones de diseño. Se han visto complicaciones durante el embarazo y el parto y un aumento en los desórdenes menstruales en algunos estudios. Sin embargo, todos los estudios tienen limitaciones de diseño incluyendo evaluaciones inadecuadas a la exposición, controles inadecuados y reportes incompletos de los datos.

No se vieron efectos en fertilidad en tres estudios de hombres expuestos ocupacionalmente al Mercurio. Un estudió mostró que las esposas de los hombres expuestos ocupacionalmente a concentraciones moderadamente altas de Mercurio tuvieron más abortos espontáneos, pero otro estudio no mostró este efecto. En dos estudios no se encontraron efectos nocivos en el embarazo cuando el padre estuvo expuesto al Mercurio.

¿Causaría el mercurio efectos en el feto/bebé nonato?

Aunque no es posible sacar conclusiones firmes basándose en la poca información humana disponible, la exposición al Mercurio no ha causado generalmente efectos nocivos en los bebés en gestación o más abortos. Dos estudios de animales sí indican que la exposición al Mercurio durante la gestación puede provocar sutiles cambios de comportamiento en los descendientes, dada la ausencia de efectos nocivos en las madres. Algunos estudios en la población humana han investigado el resultado del embarazo en mujeres que estuvieron expuestas de manera rutinaria a niveles bajos de Mercurio en el lugar de trabajo. Dos estudios amplios de asistentes dentales y dentistas no reportaron efectos en cuanto a defectos de nacimiento. Dos estudios más pequeños, ambos con las limitaciones del diseño del estudio, reportaron defectos de nacimiento (columna vertebral bífida y dislocación de cadera). Un estudio incompleto sugirió una disminución en el peso al nacer.

Un pequeño número de informes de casos no describió efectos nocivos en los bebés nonatos luego de exposición de la madre a altos niveles de Mercurio durante el embarazo. Otro informe de casos describe un resultado normal de embarazo en una mujer ocupacionalmente expuesta a bajos niveles de vapor de Mercurio durante el embarazo. No se pueden sacar conclusiones de alguno que otro caso en que el niño tampoco recibió oxígeno durante el parto.

La mayoría de los estudios en la población humana no mostraron más abortos en las mujeres ocupacionalmente expuestas al Mercurio. Algunos estudios con limitaciones de diseño significativas han indicado más abortos.

¿Actuaría el Mercurio de manera sinérgica con otros materiales (serían sus efectos más que la suma de efectos de exposición a cada químico solo)?

En un estudio animal, las crías de ratas preñadas expuestas tanto al Metilmercurio y al Mercurio elemental tuvieron efectos de comportamiento más pronunciados que los de las ratas expuestas únicamente al Mercurio elemental. No se han observado efectos similares en las crías de ratas expuestas al Metilmercurio sólo. No se pueden sacar conclusiones de un estudio que indicó que los efectos mutagénicos del mercurio elemental aumente con el fumado. El informe de este estudio estaba incompleto.

La exposición a otros metales al mismo tiempo, el uso de antibióticos de tipo penicilina y la ingesta de etanol y bebidas alcohólicas puede influir en la excreción del mercurio elemental.

¿Existe algún potencial para que el Mercurio aumente o se acumule en mi cuerpo?

El Mercurio elemental es un líquido pesado. El vapor se evapora del líquido y la evaporación se da más rápidamente cuando el líquido es calentado. El vapor se absorbe bien por inhalación. Se acumula en el riñón y en el cerebro. El Mercurio elemental es excretado lentamente del cuerpo. Tiene una vida media de eliminación de 40-60 días. La mayoría del mercurio elemental es excretado en el aire exhalado y en cantidades pequeñas en las heces y la orina. Muy pocas cantidades se eliminan por el sudor, saliva y leche. Luego de la ingestión, el Mercurio elemental es absorbido pobremente y la mayoría es excretada en las heces. El líquido y vapor de Mercurio elemental puede ser absorbido por medio de la piel en pequeñas cantidades. El Mercurio elemental es transferido al bebé en desarrollo en la madre embarazada.

Ultima actualización del documento: 1998-12-21

Copyright ©1997-2006 Centro Canadiense de Salud y Seguridad Ocupacional


 Servicios al Cliente 
 Servicios de Consulta 
 Webmaster 
Avisos Importances y Descargos
(c)CCSSO, 2009
Responder sus preguntas sobre nuestros productos y servicios Responder sus preguntas sobre seguridad y salud en el trabajo Aceptar preguntas y comentarios sobre este sitio web